Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2006

Eucaristía y misión

- “Qué significa ‘Misa’”, me preguntó un alumno esta semana. Le expliqué: la Misa, en Latín, termina con las palabras: “Ite, Missa est” (Iros, la Misa ha terminado) . También en italiano acaba de la misma manera, no sé en otras lenguas. La misa, la misión ha concluído. En algún formulario castellano se concluye: glorificad a Dios con vuestras vidas. Después de Misa, salimos a misión...
- Dice San Gregorio Magno, en un texto que la Liturgia de las Horas nos anima a contemplar el Viernes de la III Semana de Cuaresma: “Pero la sangre de Jesús es más elocuente que la de Abel, porque la sangre de Abel pedía la muerte de su hermano fratricida, mientras que la sangre del Señor imploró la vida para sus perseguidores. Por tanto, para que el misterio de la pasión del Señor no nos resulte a nosotros inútil, hemos de imitar lo que recibimos y predicar a los demás lo que veneramos. Su demanda de justicia quedaría oculta en nosotros si la lengua calla lo que la mente creyó. Pero para que su …

Una Alianza que compromete y une

(Domingo XXI-B) En la colecta de la Misa de este Domingo se nos habla de unidad, rememorando la narración de san Lucas en los Hechos de los Apóstoles, de los cuales dicen que eran “un solo corazón y una sola alma”, que vivían “consumados en la unidad”. Se alaba al Señor que puede hacer ese prodigio de la comunión: “Dios nuestro, tú que puedes darnos un mismo querer y un mismo sentir, concédenos a todos amar lo que nos mandas y anhelar lo que nos prometes para que, en medio de las preocupaciones de esta vida, pueda encontrar nuestro corazón la felicidad verdadera”.
Le pedimos que nos ayuda a comprometernos con Él: amar lo que Él ama, esperar sus promesas. Como ha dicho repetidas veces el Papa Benedicto XVI, ése el camino de la felicidad verdadera. El Cristianismo no es aburrido: Brota en nosotros la sospecha de que una persona que no peca para nada, en el fondo es aburrida; que le falta algo en su vida: la dimensión dramática de ser autónomos; que la libertad de decir no, el bajar a la…

San Bartolomé, un hombre sin doblez ni engaño.

(24 de agosto) En la Antífona de entrada se nos pide: Anuncia, día tras día, que la salvación viene de Dios; proclama sus maravillas a todas las naciones. En respuesta nosotros suplicamos, en la Oración colecta, fortaleza para nuestra fe, sinceridad como la de Bartolomé y eficacia en el apostolado de la Iglesia: «Fortalece, Señor, nuestra fe para que sigamos a Cristo con la misma sinceridad de san Bartolomé, apóstol; y concédenos, por su intercesión, que la Iglesia sea un instrumento eficaz de salvación para todos los seres humanos».
La primera lectura de la fiesta está tomada del Apocalipsis (21,9-14), donde el ángel le dice a san Juan: —Ven, te mostraré a la novia, la esposa del Cordero. Y el autor describe la visión del nuevo mundo, después de que se ha vencido el mal definitivamente: Me llevó en espíritu a un monte de gran altura y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo de parte de Dios, reflejando la gloria de Dios: su luz era semejante a una piedra preciosísi…

La soledad adolescente

En estos días se dio a conocer el resultado de una encuesta sobre los adolescentes, realizada en diez colegios privados por la Confederación de Colegios Católicos en Colombia (Conaced), a finales del 2005. Algunos resultados son los siguientes (Ofrezco una clasificación personal, basada en las notas de prensa publicadas en El Tiempo, 19-08-06 y en El Colombiano, 23-08-06):
- Autoridad:En el 60% de los casos, los adolescentes tienen la última palabra. Este fue el gran dato de la encuesta, que llamó la atención a los medios de comunicación. Entre las causas, se cuenta que la mayoría son hijos únicos. Viven en hogares donde todo gira en torno a ellos y se les complace en sus gustos. No tienen ni comprenden el sentido de la responsabilidad. El detonante de las inaguantables pataletas y los comportamientos altaneros de niños y jóvenes que se caracterizan por ser intolerantes suele ser una respuesta negativa a sus pedidos.
- Soledad: Han tenido que enfrentar solos al mundo en el momento …

El pan de vida

(Domingo XX-B). La Oración Colecta de esta semana alaba a Dios-Amor, en la línea de la teología de San Pablo («ni ojo vio ni oído oyó las maravillas que Dios tiene preparadas para aquellos que le aman», «el amor ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu que se nos ha dado»): «Oh Dios, que has preparado bienes inefables para los que te aman; enciende nuestros corazones con el fuego de tu amor para que, amándote en todo y sobre todas las cosas, consigamos alcanzar tus promesas, que superan todo deseo».

Ese amor de Dios se manifiesta, sobre todo, en la Eucaristía. En la primera lectura se considera un texto de los Proverbios 9, 1-6: Comed de mi pan y bebed el vino que he mezclado. La Sabiduría añade que de este modo se deja la inexperiencia, se vivirá; se podrá seguir el camino de la prudencia. Por eso, el cristiano que comulga puede entonar el Salmo 33: Gustad y ved qué bueno es el Señor. Gracias a él es posible apartarse del mal y obrar el bien, buscar la paz y correr tras…

El pan de los fuertes

(Domingo XIX-B).Elías sufre una persecución debida a su fidelidad a Dios, hasta el punto de desear morir. Así es el camino de Dios: no omite la Cruz. Pero ofrece la ayuda. En medio del sueño en el desierto, el ángel le despierta para que coma. Una segunda vez le impide el descanso, y le ordena seguir el camino: "Con la fuerza de aquel alimento, caminó hasta el monte del Señor" (1Reyes 19, 4-8), hasta el Horeb, de donde ascendió hasta la vida eterna.  La Biblia de Navarra explica que Elías repite el camino del pueblo elegido al salir de Egipto perseguido por el Faraón. Y, citando el Catecismo Romano, compara este alimento con la Eucaristía: “los fieles, en este mundo, por la gracia de este sacramento, disfrutan de suma paz y tranquilidad de conciencia; reanimados después con su virtud suben a la gloria y bienaventuranza eterna, a la manera de Elías, quien fortalecido con el pan cocido debajo de la ceniza, anduvo hasta llegar al Horeb, monte de Dios, cuando le llegó el momento …