Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Marcos 4;35-41

Vida de fe

Cuando comienzan las vacaciones, para muchas personas el descanso se relaciona con el agua: se desplazan hacia las piscinas, los ríos o, mejor aún, hacia el mar… Sin embargo, no falta quien menciona en esos sitios que, definitivamente, el hábitat humano es la tierra. Sobre todo, cuando se ha estado a punto de morir ahogado: sé de algún amigo que debe su vida a un desconocido que lo sacó del fondo de una piscina a la que se había metido siendo niño, sin pensar en la profundidad. También he oído la historia de alguien que, haciendo rafting, quedó dentro del agua justo debajo del kayak y junto a unas rocas… con alguien sentado arriba. En fin, todos conocemos historias de tempestades y tormentas que hacen pensar, a quien va dentro de una embarcación: ¿por qué no me quedé en tierra firme?
Es lo que le sucedió también a un grupo de pescadores experimentados, el de los apóstoles, una noche en que llevaban a Jesús a bordo… solo que dormido. Así lo cuenta el evangelista Marcos (4,35-41): Se lev…