Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Mateo 25;31-46

Cristo Rey

El año litúrgico termina siempre conmemorando el reinado de Jesucristo: «Digno es el Cordero sacrificado de poder, riqueza, sabiduría, fortaleza y honor. A El la gloria y el poderío por los siglos» (Ap 5, 12).

En la oración colecta se alaba a Dios porque quiso fundar todas las cosas en su Hijo «muy amado, Rey del universo». Y el prefacio describe las características de ese Reino: dice que Cristo, ofreciéndose a sí mismo, redimió a la humanidad y, sometiendo a su poder la creación entera, entregó a la Majestad infinita del Padre «un reino eterno y universal: el Reino de la verdad y la vida, el Reino de la santidad y la gracia, el Reino de la justicia, el amor y la paz»

La formulación negativa sería: un reino sin final, sin límites; un reino sin mentiras, sin muerte; sin pecado, sin odios, un reino sin guerra... San Pablo expresa una idea similar en la primera carta a los corintios (15, 20-28): Cristo le entregará el Reino a su Padre«porque conviene que El reine, hasta que ponga a tod…

Misericordia

Me contaba en estos días una profesora de Introducción al cristianismo un suceso de clase: hablando sobre verdad y tolerancia, llegaron a una situación que a ella le pareció de extremo relativismo y le propuso al alumno un ejemplo límite, para hacerlo reaccionar: ―“Si ves a una persona que se quiere lanzar desde un cuarto piso, ¿la dejas que se tire?” La respuesta fue inmediata: ― “Desde luego, que la dejo, pues es lo que ella quiere”. La profesora recurrió al argumento democrático, poniendo por testigo a todo el auditorio: ― “Ustedes, ¿qué harían?”. Para su sorpresa, la reacción fue unánime: ― “La dejaríamos lanzarse, pues hay que respetar su libertad”. Desconsolada, lo único que la profesora pudo decir como respuesta fue: ― “Si ven que yo voy a hacerlo, por favor, no duden en impedírmelo”.
No parece una historia verdadera, pero sí lo es. Un amigo me sugería repetir el experimento preguntando qué pasaría si la que se lanza es la novia de uno. Quizá el egoísmo venciera el relativismo y,…