Mostrando las entradas con la etiqueta Marcos 12;28-34. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Marcos 12;28-34. Mostrar todas las entradas

sábado, octubre 25, 2008

Amor a Dios y al prójimo

Después de las discusiones sobre el impuesto imperial y la resurrección de los muertos, Mateo presenta una nueva controversia (22, 34-40): “Los fariseos, al oír que había hecho callar a los saduceos, se pusieron de acuerdo, y uno de ellos, doctor de la ley, le preguntó para tentarle: —Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?"

Si no nos advierten que la pregunta fue hecha “para tentarle”, no habríamos caído en la cuenta, pues se trata de un interrogante fundamental para la existencia, y va en la misma línea de la pregunta del joven rico: ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley? Quizá la trampa estaba en hacer que Jesús afirmara una frase en la cual se pudieran apoyar para acusarlo de abolir la Ley.

Jesús responde con el “Shemá Israel”, una especie de credo tomado del Dt 6,4-9, que los judíos practicantes recitaban cada mañana y cada tarde: “Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Que estas palabras que yo te dicto hoy estén en tu corazón. Las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando estés sentado en casa y al ir de camino, al acostarte y al levantarte. Las atarás a tu mano como un signo, servirán de recordatorio ante tus ojos. Las escribirás en las jambas de tu casa y en tus portones”. Por eso las repetían, por eso las escribían en las filacterias del brazo izquierdo y de la frente.

Nos puede servir para nuestra meditación: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. La clave de la Revelación de Dios es el Amor. Y un amor con obras, de verdad. Podemos pensar cómo es nuestro cumplimiento de los mandamientos: el amor a Dios, la asistencia a Misa, la caridad con los padres, la castidad, la justicia, la veracidad…

Pero, sobre todo, más que mirar si no ofendemos a Dios, deberíamos examinar cómo manifestamos cada día nuestro cariño: Amarás al Señor Dios tuyo con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente

¿Qué queda de tu corazón, comenta San Agustín, para que puedas amarte a ti mismo?, ¿qué queda de tu alma, qué de tu mente? "Ex toto", dice. "Totum exigit te, qui fecit te"; quien te hizo exige todo de ti. ¡Cuánto nos falta para decir que lo amamos con todo!

- con todo tu corazón: Nos puede servir una anécdota, convertida en referencia literaria. Se desarrolla en un campamento militar. Cuenta un joven teniente que, para celebrar la fiesta de la Inmaculada, “después de la Santa Misa, nos invitaron a comer los infantes. Éramos unos veinte oficiales. De sobremesa –vino abundante– se cantaron canciones de todos tonos y colores. Entre ellas una se me quedó grabada: “corazones partidos, yo no los quiero/ yo cuando doy el mío lo doy entero”. 

 El Espíritu Santo se sirvió de aquella canción para que aquel muchacho pensara: “¡Qué resistencia a dar el corazón entero!” —Y la oración brotó, en cauce manso y ancho. Esta anécdota pasó al punto 145 de Camino.

- con toda tu alma: Con toda tu mente… También es muy apropiado en este momento pensar en el punto 338 del mismo libro: “Antes, como los conocimientos humanos —la ciencia— eran muy limitados, parecía muy posible que un solo individuo sabio pudiera hacer la defensa y apología denuestra Santa Fe. Hoy, con la extensión y la intensidad de la ciencia moderna, es preciso que los apologistas se dividan el trabajo para defender en todos los terrenos científicamente a la Iglesia. —Tú... no te puedes desentender de esta obligación". 

Es una manera concreta de amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas: estar al tanto de la actualidad doctrinal, de la predicación del Papa, de los temas álgidos y los argumentos adecuados para defender la doctrina verdadera sobre el aborto, la eutanasia, la participación de los cristianos en política, la ideología de género, etc.

Pero Jesús añade una cita más en su respuesta, esta vez tomada del Levítico (19,18): “No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, el Señor”. La conclusión de Jesús fue: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas”.

Son inseparables. No se puede amar a Dios a quien no vemos, si no amamos a nuestros hermanos que vemos, como dice San Juan. Por eso, en la primera lectura del domingo XXX cita el Éxodo, 22,21: No maltratarás al huérfano ni a la viuda.  

“Si de veras amases a Dios con todo tu corazón, el amor al prójimo —que a veces te resulta tan difícil— sería una consecuencia necesaria del Gran Amor. —Y no te sentirías enemigo de nadie, ni harías acepción de personas” (San Josemaría, Forja 869)

Pidamos a la Santísima Virgen que nos alcance del Señor la caridad que Ella tuvo, para que amemos al Señor con todo el corazón y con toda el alma y al prójimo como a nosotros mismos.

sábado, noviembre 04, 2006

La amistad de Cristo, el primer mandamiento


Hemos considerado varias veces que uno de los mensajes centrales de Benedicto XVI es la importancia de reconciliarse con los mandamientos, acogerlos como lo hacían los judíos en tiempos de Moisés, o los primeros cristianos, que no los veían como una carga sino como un don de Dios: “(En la Iglesia primitiva) no había diferencia entre lo que hoy con frecuencia se plantea como ortodoxia y ortopraxis, como doctrina recta y acción recta, en lo cual la mayoría de las veces resuena un tono más bien desdeñoso frente a la palabra ortodoxia, ya que quien se aferra a la doctrina correcta aparece como mezquino, rígido y potencialmente intolerante. (…) la palabra ortodoxia no significa una doctrina correcta, sino que designa el modo justo de adoración y glorificación de Dios. La convicción general era que todo depende de estar en justa relación con Dios, de conocer lo que le agrada y cómo se le puede responder en la forma correcta. Por este motivo Israel ha amado la Ley, pues por ella se sabía cuál es la voluntad de Dios; por ella se sabía cómo se lleva una vida justa y cómo se honra a Dios correctamente: obrando Su voluntad, la cual proporciona orden al mundo, porque abre este último hacia lo alto” (Joseph Ratzinger. Caminos de Jesucristo. Cristiandad, Madrid 2005, p. 103).
Forma parte de la tradición fundante del pueblo judío el discurso de Moisés al bajar del monte (Dt 6,2-6): «Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es solamente uno. Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas. Las palabras que hoy te digo quedarán en tu memoria». El amor de Dios se manifiesta en el cumplimiento de la Ley, por eso el autor del Sal 17 entona: Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza. En esta perspectiva se inscriben las palabras del Señor: El que me ama guardará mi palabra, mi Padre lo amará, y vendremos a él. Amor, ortodoxia, ortopraxis, vida de unión con Dios, se identifican. 

Es lo que se colige del pasaje evangélico, narrado por Marcos (12, 28b-34), en el que un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: —« ¿Qué mandamiento es el primero de todos?» Respondió Jesús (citando el pasaje del Deuteronomio que acabamos de mencionar): —«El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo” No hay mandamiento mayor que éstos». El escriba replicó: — «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: —«No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.
 
El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. Estos pasajes deben ser centrales en la doctrina –y en la vida- del cristiano, pues marcan el tenor intelectual y amoroso de nuestra existencia. San Josemaría tiene dos puntos que gravitan alrededor de la caridad, del amor a Dios como clave de nuestra afectividad. Así, en el punto 88 de Camino, dice: Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el destierro de este mundo..., aunque los amigos a veces traicionan. —No me parece mal. Pero... ¿cómo no frecuentas cada día con mayor intensidad la compañía, la conversación con el Gran Amigo, que nunca traiciona?”  

En la Edición histórico-crítica de Camino, Pedro Rodríguez cita una carta de san Josemaría a sus hijos de Valencia, en 1937 –en plena guerra, por eso el lenguaje críptico-: «Mi Amigo se porta estupendamente, a pesar de que en mi larga vida no correspondí muchas veces a su bondad. Amistades así no se pagan con nada: yo procuraré que todos mis hijos sepan ¡siempre! agradecerle estos favores». Y concluye el comentario a este punto, diciendo que el pensamiento tiene resonancias teresianas, en concreto del famoso capítulo 22 de la “Vida”: «Es ayuda y da esfuerzo; nunca falta; es amigo verdadero... es muy buen amigo Cristo, porque le miramos Hombre, y vémosle con flaquezas y trabajos y es compañía».

El punto 88 de Camino, recién comentado, se complementa con el número 421: “Un amigo es un tesoro. —Pues... ¡un Amigo!..., que donde está tu tesoro allí está tu corazón”. Dice Rodríguez: “La experiencia humana de la amistad se proyecta en la relación con Jesucristo y, a la vez, la experiencia de la amistad única e inefable con Cristo ilumina y purifica todas las amistades humanas. El punto tiene, como tantos otros, un entramado de meditación bíblica: comienza con Si 6, 14: «Quien halla un amigo fiel ha hallado un tesoro» (25, 12: «¡Feliz el que ha encontrado un verdadero amigo») y termina con la palabra de Jesús: «donde está tu tesoro allí está también tu corazón» (Mt 6, 21; Lc 12, 34), y en medio «el Amigo que nunca traiciona» (del punto 88), que introduce al punto siguiente: “Jesús es tu amigo. —El Amigo. —Con corazón de carne, como el tuyo. —Con ojos, de mirar amabilísimo, que lloraron por Lázaro... Y tanto como a Lázaro, te quiere a ti…” El juego de las mayúsculas hace inequívoco el mensaje.

¿Cómo concretar esa amistad con Jesucristo? Salvador Canals da unas sugerencias en su libro Ascética Meditada (Rialp. Madrid 200028. pp.13-19): acercarse a Él, conocerlo, amarlo: tener intimidad con Él, acercársele con confianza. Para eso, sugiere buscarlo “en el Evangelio, meditándolo, contemplándolo, amándolo, siguiéndolo. Con la lectura espiritual, estudiando y profundizando la ciencia de Dios. Con la Santísima Eucaristía, adorándolo, deseándolo, recibiéndolo. (…) Levanta confiadamente tu mirada a la Santísima Virgen. Recurre a Ella, que es Madre de Cristo y Madre tuya. Porque a Jesús se va siempre a través de María”.