Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Mateo 5;43-48

Santidad, camino de felicidad

En el Antiguo Testamento se presentan muchos personajes que son figuras, ejemplos, de la relación personal con el Señor. Por ejemplo, Elías. Es un profeta al que Dios le habla y le pide misiones concretas. En el libro de los Reyes aparece una corrección que debe hacerle al rey Ajab: “has hecho pecar a Israel”. El corregido reacciona con dolor y pide perdón de sus pecados. El Señor le comenta entonces a Elías: "¿Has visto cómo Ajab se ha humillado ante mí? Por haberse humillado ante mí, no lo castigaré mientras viva, sino que castigaré a su familia en tiempos de su hijo". 
El Salmo 50 recuerda una escena similar: la del pecado del rey David, que al ser corregido por el profeta Natán reacciona componiendo ese himno clásico de petición de perdón, el “Miserere”: “Dios mío, por tu amor, por tu inmensa compasión, borra mi culpa; lava del todo mi maldad, limpia mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado; contra ti, contra ti solo pequé; hice lo que tú de…