Mostrando las entradas con la etiqueta mateo 13;24-43. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta mateo 13;24-43. Mostrar todas las entradas

viernes, julio 15, 2011

Cizaña, mostaza y levadura

Después de la parábola del sembrador, Mateo presenta la segunda de sus siete alegorías sobre un tema bastante relacionado con el de la primera: continuamos en el ambiente agrícola, en la faena de siembra.

El Reino de los Cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. Más adelante explicará que el que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre y que la buena semilla son los hijos del Reino. Sin sentirnos mejores que nadie, debemos experimentar la responsabilidad de saber que, por bautizados, tenemos que esforzarnos para ser menos indignos de ese título: hijos del Reino, buena semilla.

Pero, mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. La cizaña era una semilla que crecía de modo similar al trigo, solo se distinguían cuando las plantas estaban grandes. El problema es que la cizaña perjudicaba la cosecha del trigo, incluso amenazaba con destruirla. En ocasiones sucedía, como en esta parábola, que un enemigo cobrara venganza echando cizaña en los campos de su adversario.


En esta parábola el Señor hace una alusión breve a la causa del crecimiento de la cizaña: mientras dormían los hombres. “Mala cosa, ese sueño”, comentaba San Josemaría. San Cromacio de Aquileya desenmascara la causa: “los que duermen por culpa de la negligencia son vencidos por su infidelidad”. El sueño de los obreros se debe a la pereza. Pero es difícil tener la sinceridad para llamarla por su nombre. Y nos inventamos disculpas para disimularla: otro lo hará, tampoco hay que exagerar, conviene delegar, incluso podemos decir que hay que tener fe y evitar el activismo.

Comencemos nuestra oración pidiendo al Señor -que no seamos siervos haraganes y comodones en nuestra labor a su servicio sembrando la semilla del Evangelio en su terreno: el campo es el mundo. San Josemaría sugiere maneras de ser fieles a la misión: No dormir, vigilar, estar alertas: rezando, cumpliendo nuestras obligaciones, haciendo apostolado, perseverando en el trabajo diario, aunque parezca monótono (Cf. Es Cristo que pasa, n. 123).

Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo de la casa fueron a decirle: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?» Él les dijo: «Algún enemigo lo habrá hecho». Dios tiene sus enemigos,  también el hombre.  Más adelante Jesús dirá que ese enemigo es el demonio. Y le llama enemigo porque es una criatura que solo desea apartarnos del Señor, cambiarnos el oro de la gracia por las baratijas del egoísmo. Y se sirve para esa triste misión de un ejército de pobrecitos a los que el Señor llama también "los hijos del Maligno", representados en la parábola por la misma cizaña.

Lo llamativo de la parábola es la estrategia del Señor: Le respondieron los siervos: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, no vaya a ser que, al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad que crezcan juntos hasta la siega». Probablemente nosotros habríamos actuado como los siervos: de modo intempestivo, procurando arrancar el mal de cuajo para desagraviar el daño causado por nuestra pereza.

Pero la principal enseñanza de esta parábola es la paciencia del Señor. Como explica el libro de la Sabiduría (1ª. Lectura, 12,13.16-19), el Señor juzga con benignidad, y nos gobierna con gran indulgencia. Llena a sus hijos de buena esperanza, pues, después de pecar, da ocasión para el arrepentimiento. Una vez más, Jesús nos invita a la conversión, anuncia la misericordia del Padre. Por eso, San Agustín exhorta: "quien es trigo, persevere hasta la siega; los que son cizaña, háganse trigo".

Al permitir que crezcan juntos el trigo y la cizaña, el Señor nos enseña a obrar con paciencia, sin precipitaciones, a tener fe. Se trata de obrar con diligencia, pero sabiendo que el sembrador es Cristo, que es Él quien pone el incremento y garantiza el fruto, que llegará en el tiempo oportuno.

Pero tener presente que el Señor quiere contar con nuestro esfuerzo para ahogar la cizaña o, al menos, para disminuir sus efectos en el campo del mundo actual. Es el sentido del punto 755 de Camino, que dice: “De que tú y yo nos portemos como Dios quiere –no lo olvides– dependen muchas cosas grandes”.

Saber que estamos en mitad de la faena, que los sembradores del mal no se toman vacaciones, no debe desanimarnos. Al contrario, ha de impulsarnos a trabajar más intensamente para esparcir la semilla del Evangelio en el ambiente en el que nos movemos: con nuestra familia, entre los compañeros de estudio y de trabajo.

Nos puede animar en ese trabajo de siembra las siguientes parábolas: El Reino de los Cielos es como un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo; es, sin duda, la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido es la mayor de las hortalizas, y llega a hacerse como un árbol, hasta el punto de que los pájaros del cielo acuden a anidar en sus ramas.

Ese pequeño grano de mostaza, del tamaño de la cabeza de un alfiler, nos invita a no juzgar con visión humana. Nos encontramos con otra parábola de la esperanza: El Señor nos pide que confiemos en la vitalidad divina, que incrementa cualquier expectativa de fruto: Él es el dueño de la mies y nos dará cuanto quiera, cuando quiera.

Una parábola más: El Reino de los Cielos es como la levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres  medidas de harina, hasta que fermentó todo. No puedo dejar de citar una meditación de San Josemaría comentando esta enseñanza: “Cristo Señor Nuestro ha puesto siempre una levadura de pocos; y eso queriendo que se salve no una minoría, sino todos los hombres. Mira la levadura de Belén... Mira la levadura del Tabor -tú me sigues con la imaginación y la memoria- y de Nazaret y del Cenáculo. ¡Mira la levadura del Calvario! ¿Y después? Después llega la Pentecostés, el don de lenguas, las conversiones en masa”.

A veces queremos Pentecostés sin Viernes Santo, gozarnos las mieles del triunfo en batallas que no hemos luchado.  O pretendemos ganar un oro olímpico entrenando una semana. Queremos pan sin levadura... Y quizá sin harina. Buscamos ganar rápido, sin esfuerzo ni sacrificio.

En esta parábola el Señor explica, con toda claridad,  la clave del apostolado cristiano. Podemos concluir acudiendo, como siempre a la Virgen Santísima, para que ella nos alcance del Señor las peticiones que hacía el santo predicador de la meditación que citamos antes: "Hemos de convencernos de que para ser levadura se necesita ser santos. Hay que pedir perdón a nuestro Señor por nuestra vida mala, y pedirle ayuda seriamente, con propósitos concretos, claros, para disponernos con humildad de corazón a ser la levadura que el Señor quiere".

domingo, julio 20, 2008

Parábola de la cizaña

Hace poco estuve en el Valle del Cauca y pude admirar, una vez más, el esplendor y la fecundidad de esas tierras. Encontré cañaverales listos para la siega, y terrenos en pleno proceso del arado. Sin embargo, también había, al lado de la finca donde me alojé, malas hierbas, basuras, hojas secas, que afeaban la belleza del entorno. Pensé en las parábolas del reino que presenta San Mateo.
Después de la parábola del sembrador, Jesús propone otra enseñanza complementaria, el ejemplo de la cizaña: —El Reino de los Cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. 

Esta parábola admite varias interpretaciones. Para evitar la tentación de pensar que nosotros somos los buenos y los demás pecadores, se puede ver que todos somos cizaña. Y que el Señor se encarnó para convertirnos en trigo. Él mismo se hizo cizaña, para que nosotros alcanzáramos la dignidad del trigo: trigo divino, pan de vida. Es una manera de entender la frase de Pablo: Cristo hizo suyas nuestras debilidades y cargó con nuestros dolores.
Otra interpretación es la que el mismo Evangelio proporciona: el reino ya está presente, aunque todavía no estén destruidos los malos. La “buena semilla” son las personas influidas por la palabra que, desde luego, también se relacionan con los que no se han dejado permear por Dios. El personaje principal es el Hijo del Hombre, Señor de la cosecha, el Justo que revela la buena noticia del reino que no solo siembra la semilla, sino que también representa el reino y el juicio. 
Mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. La cizaña (borrachuela, joyo o cominillo) es una planta similar al trigo. Es un símbolo de los pecadores: la siembra el diablo. Cuando llegue el juicio final se quemará, como ocurre con las malas hierbas. Y es una planta mala, que crece con la complicidad del sueño de los operarios.
También me contaron en mi viaje una historia de ataque durante el sueño: una operación de inteligencia militar. Durante el día, un infiltrado descubrió que casi todos los obreros de una finca eran guerrilleros y el sitio donde tenían su armamento. En la noche se escapó y por la madrugada llegaron los soldados a incautar el arsenal y apresar a los delincuentes.
Así puede suceder en la vida interior, comenta San Josemaría (Es Cristo que pasa, 147): “Los hombres estamos expuestos a dejarnos llevar del sueño del egoísmo, de la superficialidad, desperdigando el corazón en mil experiencias pasajeras, evitando profundizar en el verdadero sentido de las realidades terrenas. ¡Mala cosa ese sueño, que sofoca la dignidad del hombre y le hace esclavo de la tristeza! Hay un caso que nos debe doler sobre manera: el de aquellos cristianos que podrían dar más y no se deciden; que podrían entregarse del todo, viviendo todas las consecuencias de su vocación de hijos de Dios, pero se resisten a ser generosos. 

Nos debe doler porque la gracia de la fe no se nos ha dado para que esté oculta, sino para que brille ante los hombres; porque, además, está en juego la felicidad temporal y la eterna de quienes así obran. La vida cristiana es una maravilla divina, con promesas inmediatas de satisfacción y de serenidad, pero a condición de que sepamos apreciar el don de Dios, siendo generosos sin tasa”.

Podemos pensar en nuestro sueño: nuestras manifestaciones de egoísmo, de superficialidad, de falta de generosidad y pedir perdón al Sembrador divino. De hecho, una interpretación complementaria de esta parábola es en la óptica de la misericordia divina, a la luz de la primera lectura y del salmo de la semana XVI: En el libro de la Sabiduría (12, 13.16-19), se muestra al Señor que le da tiempo al pecador para que se arrepienta: “Siendo tú el dueño de la fuerza, juzgas con misericordia y nos gobiernas con delicadeza. (…) Has llenado a tus hijos de una dulce esperanza, ya que al pecador le das tiempo para que se arrepienta”.  

El Salmo 85 hace eco de esa característica divina: “Tú, Señor, eres bueno y clemente. (…) Dios entrañablemente compasivo, todo amor y lealtad, lento a la cólera, ten compasión de mí, pues clamo a ti, Señor, a toda hora. En esta perspectiva, se entiende que el Señor le ofrece una oportunidad más al pecador, cuando dice (Mateo 13, 24-43):
Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo de la casa fueron a decirle: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?» Él les dijo: «Algún enemigo lo habrá hecho». Le respondieron los siervos: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, no vaya a ser que, al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad que crezcan juntos hasta la siega». 

El Señor le da tiempo al pecador para que se arrepienta del sueño malo que dejó crecer la cizaña junto al trigo. Y en su bondadosa misericordia, está dispuesto a ayudarnos en esa labor interior de destierro del mal. Nos sirven para nuestra oración unas palabras de San Josemaría (Surco, 677): 
“El Señor sembró en tu alma buena simiente. Y se valió —para esa siembra de vida eterna— del medio poderoso de la oración: porque tú no puedes negar que, muchas veces, estando frente al Sagrario, cara a cara, El te ha hecho oír —en el fondo de tu alma— que te quería para Sí, que habías de dejarlo todo... Si ahora lo niegas, eres un traidor miserable; y, si lo has olvidado, eres un ingrato.

Se ha valido también —no lo dudes, como no lo has dudado hasta ahora— de los consejos o insinuaciones sobrenaturales de tu Director, que te ha repetido insistentemente palabras que no debes pasar por alto; y se valió al comienzo, además —siempre para depositar la buena semilla en tu alma—, de aquel amigo noble, sincero, que te dijo verdades fuertes, llenas de amor de Dios.

—Pero, con ingenua sorpresa, has descubierto que el enemigo ha sembrado cizaña en tu alma. Y que la continúa sembrando, mientras tú duermes cómodamente y aflojas en tu vida interior. —Esta, y no otra, es la razón de que encuentres en tu alma plantas pegajosas, mundanas, que en ocasiones parece que van a ahogar el grano de trigo bueno que recibiste...

—¡Arráncalas de una vez! Te basta la gracia de Dios. No temas que dejen un hueco, una herida... El Señor pondrá ahí nueva semilla suya: amor de Dios, caridad fraterna, ansias de apostolado... Y, pasado el tiempo, no permanecerá ni el mínimo rastro de la cizaña: si ahora, que estás a tiempo, la extirpas de raíz; y mejor, si no duermes y vigilas de noche tu campo”.