Ir al contenido principal

Cizaña, mostaza y levadura

Después de la parábola del sembrador, Mateo presenta la segunda de sus siete alegorías sobre un tema bastante relacionado con el de la primera: continuamos en el ambiente agrícola, en la faena de siembra.

El Reino de los Cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. Más adelante explicará que el que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre y que la buena semilla son los hijos del Reino. Sin sentirnos mejores que nadie, debemos experimentar la responsabilidad de saber que, por bautizados, tenemos que esforzarnos para ser menos indignos de ese título: hijos del Reino, buena semilla.

Pero, mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. La cizaña era una semilla que crecía de modo similar al trigo, solo se distinguían cuando las plantas estaban grandes. El problema es que la cizaña perjudicaba la cosecha del trigo, incluso amenazaba con destruirla. En ocasiones sucedía, como en esta parábola, que un enemigo cobrara venganza echando cizaña en los campos de su adversario.


En esta parábola el Señor hace una alusión breve a la causa del crecimiento de la cizaña: mientras dormían los hombres. “Mala cosa, ese sueño”, comentaba San Josemaría. San Cromacio de Aquileya desenmascara la causa: “los que duermen por culpa de la negligencia son vencidos por su infidelidad”. El sueño de los obreros se debe a la pereza. Pero es difícil tener la sinceridad para llamarla por su nombre. Y nos inventamos disculpas para disimularla: otro lo hará, tampoco hay que exagerar, conviene delegar, incluso podemos decir que hay que tener fe y evitar el activismo.

Comencemos nuestra oración pidiendo al Señor -que no seamos siervos haraganes y comodones en nuestra labor a su servicio sembrando la semilla del Evangelio en su terreno: el campo es el mundo. San Josemaría sugiere maneras de ser fieles a la misión: No dormir, vigilar, estar alertas: rezando, cumpliendo nuestras obligaciones, haciendo apostolado, perseverando en el trabajo diario, aunque parezca monótono (Cf. Es Cristo que pasa, n. 123).

Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo de la casa fueron a decirle: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?» Él les dijo: «Algún enemigo lo habrá hecho». Dios tiene sus enemigos,  también el hombre.  Más adelante Jesús dirá que ese enemigo es el demonio. Y le llama enemigo porque es una criatura que solo desea apartarnos del Señor, cambiarnos el oro de la gracia por las baratijas del egoísmo. Y se sirve para esa triste misión de un ejército de pobrecitos a los que el Señor llama también "los hijos del Maligno", representados en la parábola por la misma cizaña.

Lo llamativo de la parábola es la estrategia del Señor: Le respondieron los siervos: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, no vaya a ser que, al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad que crezcan juntos hasta la siega». Probablemente nosotros habríamos actuado como los siervos: de modo intempestivo, procurando arrancar el mal de cuajo para desagraviar el daño causado por nuestra pereza.

Pero la principal enseñanza de esta parábola es la paciencia del Señor. Como explica el libro de la Sabiduría (1ª. Lectura, 12,13.16-19), el Señor juzga con benignidad, y nos gobierna con gran indulgencia. Llena a sus hijos de buena esperanza, pues, después de pecar, da ocasión para el arrepentimiento. Una vez más, Jesús nos invita a la conversión, anuncia la misericordia del Padre. Por eso, San Agustín exhorta: "quien es trigo, persevere hasta la siega; los que son cizaña, háganse trigo".

Al permitir que crezcan juntos el trigo y la cizaña, el Señor nos enseña a obrar con paciencia, sin precipitaciones, a tener fe. Se trata de obrar con diligencia, pero sabiendo que el sembrador es Cristo, que es Él quien pone el incremento y garantiza el fruto, que llegará en el tiempo oportuno.

Pero tener presente que el Señor quiere contar con nuestro esfuerzo para ahogar la cizaña o, al menos, para disminuir sus efectos en el campo del mundo actual. Es el sentido del punto 755 de Camino, que dice: “De que tú y yo nos portemos como Dios quiere –no lo olvides– dependen muchas cosas grandes”.

Saber que estamos en mitad de la faena, que los sembradores del mal no se toman vacaciones, no debe desanimarnos. Al contrario, ha de impulsarnos a trabajar más intensamente para esparcir la semilla del Evangelio en el ambiente en el que nos movemos: con nuestra familia, entre los compañeros de estudio y de trabajo.

Nos puede animar en ese trabajo de siembra las siguientes parábolas: El Reino de los Cielos es como un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo; es, sin duda, la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido es la mayor de las hortalizas, y llega a hacerse como un árbol, hasta el punto de que los pájaros del cielo acuden a anidar en sus ramas.

Ese pequeño grano de mostaza, del tamaño de la cabeza de un alfiler, nos invita a no juzgar con visión humana. Nos encontramos con otra parábola de la esperanza: El Señor nos pide que confiemos en la vitalidad divina, que incrementa cualquier expectativa de fruto: Él es el dueño de la mies y nos dará cuanto quiera, cuando quiera.

Una parábola más: El Reino de los Cielos es como la levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres  medidas de harina, hasta que fermentó todo. No puedo dejar de citar una meditación de San Josemaría comentando esta enseñanza: “Cristo Señor Nuestro ha puesto siempre una levadura de pocos; y eso queriendo que se salve no una minoría, sino todos los hombres. Mira la levadura de Belén... Mira la levadura del Tabor -tú me sigues con la imaginación y la memoria- y de Nazaret y del Cenáculo. ¡Mira la levadura del Calvario! ¿Y después? Después llega la Pentecostés, el don de lenguas, las conversiones en masa”.

A veces queremos Pentecostés sin Viernes Santo, gozarnos las mieles del triunfo en batallas que no hemos luchado.  O pretendemos ganar un oro olímpico entrenando una semana. Queremos pan sin levadura... Y quizá sin harina. Buscamos ganar rápido, sin esfuerzo ni sacrificio.

En esta parábola el Señor explica, con toda claridad,  la clave del apostolado cristiano. Podemos concluir acudiendo, como siempre a la Virgen Santísima, para que ella nos alcance del Señor las peticiones que hacía el santo predicador de la meditación que citamos antes: "Hemos de convencernos de que para ser levadura se necesita ser santos. Hay que pedir perdón a nuestro Señor por nuestra vida mala, y pedirle ayuda seriamente, con propósitos concretos, claros, para disponernos con humildad de corazón a ser la levadura que el Señor quiere".

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

San Josemaría: santidad, sacerdocio, servicio.

El catecismo de la Iglesia, al comentar el credo, explica la comunión de los santos. Glosando el concilio Vaticano II, enseña que hay tres estados en la Iglesia: unos fieles peregrinamos en la tierra, otros se purifican en el purgatorio, mientras los terceros están glorificados, contemplando a Dios (Cf. n. 954).

Más adelante, el catecismo expone la doctrina de la intercesión de los santos: “por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre.  Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad” (n. 956).

Con ese telón de fondo sobre el sentido del culto a los santos en la Iglesia, comenzamos nuestra meditación con ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento para el cielo de san Josemaría. El himno de la Liturgia de las horas lo describe con amor filial: “Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio, / guía, docto pastor y sacerdote, / a quien…