Ir al contenido principal

Jesús camina sobre las aguas


En el capítulo 14 del evangelio de Mateo se narra cómo, después de la muerte de Juan el Bautista, Jesús trató de apartarse en un lugar desierto. Sin embargo, la gente se dio cuenta y una gran multitud le siguió hasta forzar el corazón de Jesús a realizar la primera multiplicación de los panes (cf. Mt 14,22-33).

Enseguida Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar. El Maestro nos da ejemplo de priorizar la oración, la vida interior, el trato con su Padre. Es fácil imaginarse que, en aquella noche, Jesús pediría por sus discípulos, encomendaría los frutos de la lección que tenía previsto darles poco más tarde. Pero en su diálogo con el Padre no solo estarían los Doce, sino también todos aquellos que escucharían esas enseñanzas a lo largo de la historia, como tú y yo. El Señor nos da ejemplo de cómo ha de ser nuestra vida de apóstoles, fundada en la oración: «antes de hablar a las almas de Dios, hablad mucho a Dios de las almas» (San Josemaría, cit. por Echevarría, Carta pastoral, 1-06-2016).

¿Cuánto tiempo rezó Jesús? No se trató de un rato fugaz, como vemos por un apunte como de pasada que hace el evangelista: Llegada la noche estaba allí solo. La vida de oración no es cuestión solo de sacar un tiempo breve para hablar con Dios, como puede ser, por ejemplo, saludarlo al comienzo del día y agradecerle por la noche antes de acostarse, sino de ser generoso, de pasar ratos largos (en la dirección espiritual nos pueden ayudar a concretarlos) hablando con Él, repasando su vida en la lectura del Evangelio, pensando en lo que nos sucede a la luz de su mirada, buscando cuál es su voluntad para nosotros.

Mientras tanto la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. La barca sobre las olas es símbolo de los cristianos en medio del mundo, sometidos a dificultades y contradicciones, cuando no a verdaderas persecuciones, como sucede ahora en varios países. Además, también simboliza nuestras luchas por ser fieles a la vocación cristiana, amenazados por las tentaciones, sacudidos por las olas que generan las consecuencias del pecado original. Tanto que, a veces, puede llegar el peligro del desaliento, de sentirnos solos en esta lucha que parece superarnos. Sin embargo, siempre aparece el Señor a decirnos que está con nosotros, a pesar de las apariencias: A la cuarta vela de la noche se les acercó Jesús andando sobre el mar.

¿Cómo reaccionaron los Doce ante esa manifestación de la misericordia de un Dios que se les acercó caminando sobre las aguas para ayudarles en sus dificultades? ―Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma. Así somos, Señor, incapaces de verte incluso cuando más cerca estás de nosotros. Como a Zaqueo, la sombra de nuestras faltas nos impide distinguirte. Pero tú insistes en el empeño por salvarnos del peligro, para dirigir nuestros pasos por el camino de la felicidad: Jesús les dijo enseguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».

También a nosotros el Señor nos dirige esas palabras ahora, como a los discípulos hace veintiún siglos: en medio de las circunstancias actuales, a pesar del aparente poder de los enemigos de Cristo, del oleaje sensual que parece anegar la barca de nuestra vida y de nuestra sociedad, Jesús nos invita a ser protagonistas de este tiempo, a huir de las lamentaciones estériles y a contar con Él en la misión que nos asigna: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».

Las palabras de Jesús en esta escena marina nos traen a la memoria otro encuentro con los primeros Doce, junto al mar de Galilea, al comienzo de su vida pública. En aquella ocasión, el Señor le pidió a Pedro su barca para predicar desde ella a la multitud que se encontraba en la playa. Después, les hizo a los discípulos una “enérgica invitación a ser audaces” (Ocáriz, Mensaje, 7-7-2017): «Rema mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca».

También a nosotros, ahora, el Señor nos invita a lanzarnos con osadía a cumplir su voluntad en ese mar tormentoso del mundo en el que nos ha tocado vivir. Podemos responder que sí, aunque sea con el temor que caracterizó a los profetas o a los discípulos, al ver la magnitud de la misión. O esquivar el compromiso, para no complicarnos la vida, como hicieron el joven rico y otros personajes cobardes del evangelio, que inventaron cualquier excusa para omitir su llamado.

El Papa Francisco, al predicar sobre la vocación de los discípulos, suele citar un sermón de san Agustín que le gusta mucho: “Tengo miedo de que el Señor pase” y añade: “tengo miedo de que pase y yo no me dé cuenta, que yo no lo reconozca”, que piense que se trata de un fantasma (Cf. Homilía, 5-9-2013, en la que me inspiro para lo que sigue). Francisco dice que el Señor pasa en nuestra vida como ha sucedido en la de Pedro, de Santiago, de Juan. Y que, en esos relatos vocacionales, Jesús siempre dice una palabra, hace una promesa, pide que nos despojemos de algo y confía una misión.

En la escena de la barca de Pedro, la primera palabra que dice Jesús es, de nuevo, la invitación a no tener miedo: No temas. “Y después, y aquí está la promesa, le dice: desde ahora serás pescador de hombres. El Señor siempre, cuando llega a nuestra vida, cuando pasa en nuestro corazón, nos dice una palabra y nos hace una promesa: ‘Ve adelante, ánimo, no temas: ¡tú harás esto!’”. Es “una invitación a seguirle”, un llamado, una vocación.

Y “cuando oímos esta invitación y vemos que en nuestra vida hay algo que no funciona, debemos corregirlo y debemos estar dispuestos a dejar cualquier cosa, con generosidad”. Estamos considerando que el Señor nos llama ahora, en nuestras circunstancias actuales, como lo hizo con Pedro en el mar de Galilea. Pensemos qué debemos corregir para escuchar con mayor nitidez la llamada divina, o para seguir al Maestro con más prontitud.

Volvamos a la predicación de Francisco sobre el llamado de Cristo: aunque “en nuestra vida haya algo de bueno, Jesús nos invita a dejarlo para seguirle más de cerca. Es como sucedió a los apóstoles, que dejaron todo, como dice el Evangelio: Entonces sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron”. La vida cristiana “es siempre un seguir al Señor. Pero, para seguirle, primero hay que oír qué nos dice; y después hay que dejar lo que en ese momento debemos dejar y seguirle”. Nos puede servir una consideración de san Josemaría:

“Los primeros Apóstoles, cuando el Señor los llamó, estaban junto a la barca vieja y junto a las redes rotas, remendándolas. El Señor les dijo que le siguieran; y ellos, «statim» ―inmediatamente, «relictis omnibus» ―abandonando todas las cosas, ¡todo!, le siguieron...
Y sucede algunas veces que nosotros ―que deseamos imitarles― no acabamos de abandonar todo, y nos queda un apego en el corazón, un error en nuestra vida, que no queremos cortar, para ofrecérselo al Señor.
―¿Harás el examen de tu corazón bien a fondo? ―No ha de quedar nada ahí, que no sea de Él; si no, no le amamos bien, ni tú ni yo”. (F, n. 356)
Finalmente está la misión que Jesús nos confía. Él, en efecto, “jamás dice: ¡Sígueme! sin después decir la misión. Dice siempre: ‘Deja y sígueme para esto’”. Así que, si “vamos por el camino de Jesús es para hacer algo. Ésta es la misión”.

A nosotros nos llama ahora, y el Papa nos anima a olvidar los temores, el peligro del mar en el que navegamos Se trata de confiar en la palabra de Cristo, como hizo Pedro al lanzar la red. Recordemos ahora unas palabras que Francisco pronunció a los jóvenes italianos:

“hay una persona que puede llevarte adelante. ¡Confía en Él! ¡Es Jesús! ¡No es una ilusión! El Señor siempre está con nosotros. Viene a la ribera del mar de nuestra vida, se hace cercano a nuestros fracasos, a nuestra fragilidad, a nuestros pecados, para transformarlos. ¡Remen mar adentro y tiren las redes! Sean cada vez más dóciles a la Palabra del Señor: es Él, es su Palabra, es el seguirlo, lo que hace fructuoso su compromiso de testimonio. La Palabra del Señor ha llenado las redes, y hace eficaz el trabajo misionero de los discípulos. ¡Seguir a Jesús es comprometedor, quiere decir no conformarse con las pequeñas metas, con el pequeño cabotaje, sino apuntar hacia arriba con coraje!”.

Además del remo mar adentro, hay otras figuras que ilustran la misión que el Señor nos confía y que el Papa ilustra con frecuencia: abandonar la vida cómoda y tranquila del sofá, cambiarlo por unos zapatos de jugadores titulares; no mirar la vida desde el balcón, sino subirse a la barca de Cristo. Hacer lío, dejar huella en la vida, construir puentes, tener coraje y sembrar esperanza para el futuro, aunque haya vientos y tempestades en la superficie del mar de esta vida. Contamos con la gracia de Jesús que nos repite: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».

Pero, sobre todo, el Papa transmite el testimonio de su propia vida. En el citado encuentro con los jóvenes de Italia, recordaba su propio llamado y concluía:

“sesenta años en el camino del Señor, detrás de Él, al lado de Él, siempre con Él. Sólo les digo esto: ¡No me he arrepentido! ¡No me he arrepentido! ¿Pero por qué? ¿Porque yo me siento ‘Tarzán’ y soy fuerte para ir hacia delante? ¡No! No me he arrepentido porque siempre, también en los momentos más oscuros, en los momentos del pecado, en los momentos de la fragilidad, en los momentos de fracaso, he mirado a Jesús, y me he confiado en Él, y Él no me ha dejado sólo ¡Confíen en Jesús! Él siempre va hacia delante, Él va con nosotros. Éste es mi testimonio. Estoy feliz de estos 60 años con el Señor. ¡Vayan adelante!”


A la Virgen santísima le encomendamos los propósitos que formulamos en esta meditación: buscar en la oración la voluntad del Señor para nosotros, escuchar su palabra, dejar lo que nos aparta de Él, sabernos llamados a la santidad y confiar más en la gracia de Dios que nos dice: ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!, remad mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

El rico epulón y el pobre Lázaro

Después de la parábola del administrador infiel, San Lucas continúa con las enseñanzas de Jesús sobre el sentido y el peligro de las riquezas. Al final del capítulo 16 presenta la parábola del rico epulón y del pobre Lázaro. “Epulón” no es nombre propio, sino adjetivo: “hombre que come y se regala mucho”, lo define el diccionario de la RAE. En efecto, este personaje “vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes”. No es que fuera malo. El Señor no recrimina algún acto concreto suyo, sino todo lo contrario: la omisión. Tenía ciego el corazón para ver las necesidades ajenas. Solo pensaba en sí mismo. En los demás solo veía qué tanto facilitaban o entorpecían sus proyectos.
De hecho, no reparaba en “un pobre llamado Lázaro yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas”. La imagen que nos presenta el Señor es lamentable: se trata de un cuadro de pobrez…

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…