Ir al contenido principal

El Pan para la vida del mundo

Después de tres domingos contemplando el capítulo sexto del Evangelio de San Juan, llegamos hoy al núcleo de la homilía que predica Jesús en la sinagoga de Cafarnaúm. Recordemos que, a lo largo de cincuenta versículos, el Señor ha ido orientando su discurso hacia la verdad central que quiere transmitir: Jesús se manifiesta como la Palabra que se encarnó para enseñarnos el Camino, la Verdad y la Vida. Pero no solo eso: también está dispuesto a sacrificarse, a entregarse en la Cruz para que podamos comulgar con Él en la Eucaristía.

Por eso comenzamos hoy nuestro comentario con estas palabras clarísimas: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. Si alguno come este pan vivirá eternamente; y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. Esta última afirmación equivale a la fórmula de consagración eucarística que aparece en los evangelios sinópticos (esto es mi cuerpo entregado por vosotros, este es el cáliz de mi sangre derramada por muchos).

Yo soy el pan vivo. Pan que da la vida. No solo la vida física, sino sobre todo la vida espiritual: la relación con Dios. El pan que yo daré. Significa que ese pan no se da gratuitamente. Entregarse tiene un costo. Y es el valor más alto: la vida entera. Con estas palabras, Jesús manifiesta el significado sacrificial de su vida y de la Eucaristía. 

Poco tiempo después, Él entregará su cuerpo para que sea partido en el molino de la Cruz y de esa manera sirva como pan para el mundo. ¡Con qué amor te nos entregas, Señor! Ayúdanos a acoger la Cruz con esa misma generosidad, con esa alegría de saber que darte lo que nos pides, aunque nos cueste, es la mejor manera de encontrar nuestra felicidad y, sobre todo, de hacer más felices a los demás.

El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. Ese pan no es una metáfora. Es su propio cuerpo, su carne partida y su sangre derramada. De hecho, en el arameo que habló Jesús en la última cena, en lugar de cuerpo se decía carne, para significar a la persona entera. Probablemente esa fue la palabra que utilizó el Señor al consagrar el pan. Como dice Ravasi, “volviendo a escuchar esa frase regresamos plenamente al interior de esa sala “en el piso superior”, en aquella noche llena de alegría y de temor, de tristeza y de esperanza, en donde Jesús nos dejó –en el signo del pan y del vino- el memorial de su pascua y la realidad viva de su presencia a través de los tiempos”.

Con esta revelación, uno esperaría una respuesta como la de algunos versículos atrás: ¡Danos siempre de ese pan! Sin embargo, la reacción de los judíos es distinta, pues se pusieron a discutir entre ellos: —¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Con esta exclamación se sale al encuentro de los que muchos siglos más adelante dirían que la Eucaristía no es sacramento verdadero, sino simbólico. Si se hubiera tratado de un símbolo, aquellos orientales, que tanto gustan de las alegorías, se hubieran regocijado. 

Sin embargo aquí no reaccionaron así, sino de modo diverso: se pusieron a discutir entre ellos: —¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Es el escándalo de la predicación de Jesús. Para ahondar más en el realismo de estas palabras, vale la pena apuntar que más adelante, en el v.54, el Evangelio de Juan utilizará el verbo trogein, masticar, que solo utilizará una vez más, en la última cena.

Jesús les dijo: —En verdad, en verdad os digo que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. Una vez más se reafirma que la Eucaristía es el Pan de vida. A través de ella nos llega la Gracia sacramental, que alimenta nuestra vida espiritual, promueve nuestra relación con Dios y con los hombres. Sostiene nuestra vida, para que la llevemos al mundo. Estas palabras también explican la necesidad del sacramento eucarístico, que no solo es útil, sino ineludible: si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. No es para unos pocos privilegiados, todos lo necesitamos.

Esta es la justificación del precepto que invita a participar en la Eucaristía todos los domingos. A una persona con fe le hace falta asistir con más frecuencia a la Misa, incluso a diario. Tenemos un ejemplo en los 49 mártires de Abitene (Túnez), que fueron arrestados por celebrar la Eucaristía contra los edictos del Emperador. Es famosa la respuesta de uno de ellos cuando le preguntaron por qué lo habían hecho: "sine dominico non possumus", no podemos vivir sin la Misa dominical, sin recibir al Señor. 

Inspirado en ese evento, Benedicto XVI explicaba: «Necesitamos este pan para afrontar la fatiga y el cansancio del viaje. El domingo, día del Señor, es la ocasión propicia para sacar fuerzas de Él, que es el Señor de la vida. Por tanto, el precepto festivo no es un deber impuesto desde afuera, un peso sobre nuestros hombros. Al contrario, participar en la celebración dominical, alimentarse del Pan eucarístico y experimentar la comunión de los hermanos y las hermanas en Cristo, es una necesidad para el cristiano; es una alegría; así el cristiano puede encontrar la energía necesaria para el camino que debemos recorrer cada semana» (Homilía, 29-V-2005).

Además, no se trata solamente de la vida terrenal: El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día. La Eucaristía es el pan de vida eterna, la “prenda de la gloria futura”, como veíamos el domingo pasado. No es pequeña la promesa de Jesús: quien comulga con las condiciones requeridas tiene la resurrección garantizada. Mantendrá la unión con Jesucristo para siempre. Como dice el Beato Juan Pablo II, «El sacrificio eucarístico no sólo hace presente el misterio de la pasión y muerte del Salvador, sino también el misterio de la resurrección, que corona su sacrificio» (EE, 14).

Éste es el pan que ha bajado del cielo, no como el que comieron los padres y murieron: quien come este pan vivirá eternamente. En el pasaje anterior se nos hablaba de la fe como condición para la vida eterna. Ahora se precisa aún más: se trata de tener fe en la eucaristía. Es darse cuenta de que en este sacramento se cumplen las palabras del libro de los Proverbios (Pr 9,1-6), la invitación de la sabiduría a participar del banquete que ella misma ha preparado: la Sabiduría se ha construido su casa, ha preparado el banquete, mezclado el vino y puesto la mesa; ha despachado a sus criados para que lo anuncien en los puntos que dominan la ciudad: “Venid a comer de mi pan y a beber el vino que he mezclado; dejad la inexperiencia y viviréis, seguid el camino de la prudencia”.

San Agustín enseñaba que la riqueza de este alimento radica en que quien lo come se transforma en lo comido, al contrario de la comida habitual: «Soy el manjar de los grandes: crece, y me comerás, sin que por eso me transforme en ti, como el alimento de tu carne; sino que tú te transformarás en mí» (Confesiones, VII,10,16). Jesucristo nos asume a nosotros, mientras le recibimos en la comunión. Se da una “mutua inmanencia”: Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él

Si en los demás sacramentos recibimos la gracia, en la Eucaristía recibimos al mismo autor de la gracia, con toda la fuerza de su amor que le llevó a morir en la Cruz y a quedarse en ese sacramento de caridad, que nos permite entrar en comunión con Él. Esa donación infinita exige de nuestra parte el pequeño esfuerzo de la acogida.

Es el misterio de un Dios que nos pide aceptar su amistad, dejarnos querer por Él, entrar en la riqueza de su intimidad divina: Igual que el Padre que me envió vive y yo vivo por el Padre, así, aquel que me come vivirá por mí. Entrar en ese amor de amistad significa vivir por Dios: por Jesús, por el Padre, por el Espíritu Santo. No por nosotros mismos, por nuestras propias fuerzas.

El amor exige el trato frecuente, recibirlo y dialogar con Él en el Pan y en la Palabra: «Si sabemos contemplar el misterio de Cristo, si nos esforzamos en verlo con los ojos limpios, nos daremos cuenta de que es posible también ahora acercarnos íntimamente a Jesús, en cuerpo y alma. Cristo nos ha marcado claramente el camino: por el Pan y por la Palabra, alimentándonos con la Eucaristía y conociendo y cumpliendo lo que vino a enseñarnos, a la vez que conversamos con El en la oración. Quien come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece y yo en él» (San Josemaría, Es Cristo que pasa, n.118)

Terminemos acudiendo a la Virgen Santísima, mujer eucarística. Nos pueden servir unas palabras de la Encíclica Ecclesia de Eucaristia (n.57), que aluden al testamento de Jesús en la Cruz, Ahí tienes a tu Madre. Dice el Beato Juan Pablo II: «María está presente con la Iglesia, y como Madre de la Iglesia, en todas nuestras celebraciones eucarísticas. Así como Iglesia y Eucaristía son un binomio inseparable, lo mismo se puede decir del binomio María y Eucaristía». 

Madre nuestra: ayúdanos a recibir a tu Hijo, Pan de vida, como lo recibiste Tú. Y que nunca lo rechacemos de nuestra alma con el pecado. Que la segura confianza para  nuestra vida, la esperanza de nuestro corazón, sean las palabras que hoy escuchamos en el Evangelio: El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

San Josemaría: santidad, sacerdocio, servicio.

El catecismo de la Iglesia, al comentar el credo, explica la comunión de los santos. Glosando el concilio Vaticano II, enseña que hay tres estados en la Iglesia: unos fieles peregrinamos en la tierra, otros se purifican en el purgatorio, mientras los terceros están glorificados, contemplando a Dios (Cf. n. 954).

Más adelante, el catecismo expone la doctrina de la intercesión de los santos: “por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre.  Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad” (n. 956).

Con ese telón de fondo sobre el sentido del culto a los santos en la Iglesia, comenzamos nuestra meditación con ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento para el cielo de san Josemaría. El himno de la Liturgia de las horas lo describe con amor filial: “Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio, / guía, docto pastor y sacerdote, / a quien…