Ir al contenido principal

Conversión y penitencia


Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: «Maestro, queremos ver un milagro tuyo» (Mt 12,38-45). Las autoridades le piden al Señor un signo portentoso, llamativo, para confirmar la potestad con la que predica su doctrina. No es que no hubiera dado señales: en primer lugar, la buena semilla de su enseñanza; además, los milagros que ya había hecho en otras partes.
Él les contestó: «Esta generación perversa y adúltera exige una señal; pues no se le dará más signo que el del profeta Jonás. Jesús contesta de modo en apariencia evasivo. Pero, en realidad, está explicando cuál es el signo principal que muestra su peculiaridad en la historia: que en Él se cumpliría la señal de Jonás.
Aprovechemos la vida del quinto profeta menor para hacer hoy nuestra oración. De hecho, como cuenta la introducción de la Biblia de Navarra, en el libro de Jonás poco se narra de su predicación. Solamente se encuentran unas pocas palabras: dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada. Lo más importante del mensaje de este hombre es su biografía, sus tribulaciones y su relación con el Señor, que se leen en fiestas señaladas de las grandes religiones: en el Yom-Kippur judío y en la Cuaresma cristiana.
La historia es muy conocida: el Señor le comunica su vocación, pero Jonás huye. Dios entonces envía una tormenta y un pez gigante, gracias a los cuales el profeta termina en las playas de Nínive (previa conversión de sus compañeros de viaje). Allí cumple su encargo y la población se convierte. Jonás entonces se enoja con el Señor por su misericordia. Esta es la principal enseñanza del libro: Dios quiere la conversión del pecador, lo llama a la penitencia y está dispuesto a perdonarlo si se arrepiente.
Jesús explica a sus interlocutores que el principal signo que puede dar es el de Jonás: Igual que estuvo en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en las entrañas el mismo período de tiempo. Se parece al profeta en su triduo pascual, pero también por la predicación del perdón. De hecho, los exégetas comparan la historia de Jonás con la del hijo pródigo. Ambas biografías nos hablan de la misericordia de Dios, de la llamada a la conversión. Así comenzó su predicación Juan Bautista, y de la misma forma empezó Jesucristo: convertíos…
De igual manera concluye el Señor su comparación con la figura de Jonás: Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Jesucristo nos invita a tomarnos en serio la llamada al cambio, a la mudanza interior, a crecer en la fe.
De hecho, fe y conversión van de la mano. Es la crítica de Jesús a los escribas y fariseos: Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Jesús reprocha a aquellos hombres su falta de fe, que les impidió ver en Él al Hijo de Dios. ¡Si al menos hubieran tenido el respeto que tuvo la reina pagana ante la sabiduría del hijo de David!
Si bien es cierto que hay unos tiempos fuertes para meditar la conversión (como el Adviento y la Cuaresma), san Juan Pablo II hablaba de la conversión permanente. Decía que el cristiano ha de vivir in statu conversionis. Y san Josemaría resumía las consecuencias de este compromiso con una frase que repetía con frecuencia: «La conversión es cosa de un instante; la santificación es tarea para toda la vida» (ECP, 58).
Pasamos así, como de la mano, del tema de la conversión al de la penitencia. La experiencia de la cercanía de Dios nos hace lamentarnos de nuestros pecados. Por eso Benedicto XVI se quejaba porque «El concepto de penitencia, que es uno de los elementos fundamentales del mensaje del Antiguo Testamento, se nos ha perdido cada vez más. Sólo se quiere decir cosas positivas. Pero lo negativo existe, es una realidad. El hecho de que por medio de la penitencia se pueda cambiar y dejarse cambiar es un don positivo, un regalo. La Iglesia antigua lo veía también de ese modo» (2010, p.47).
En una homilía explicaba esta afirmación: «Para mí, esta es una observación muy importante: poder hacer penitencia es el don de la gracia. Y debo decir que nosotros los cristianos con frecuencia hemos evitado la palabra penitencia, nos parecía demasiado dura. Ahora, bajo los ataques del mundo que nos hablan de nuestros pecados, vemos que es necesario hacer penitencia, es decir, reconocer lo que está errado en nuestra vida, abrirse al perdón y dejarse transformar. El dolor de la penitencia, de la purificación, de la transformación, es gracia porque es renovación, porque es obra de la misericordia divina» (Discurso, 15-X-2010).
La penitencia exige humildad para reconocer «lo que está errado en nuestra vida, abrirse al perdón y dejarse transformar». Por eso es importante reconocer nuestras faltas, nuestras miserias, nuestros pecados. Perder el miedo a llamarles por sus nombres, evitar los eufemismos o echarle la culpa a los demás, al tiempo, a las circunstancias. Aprovechemos este rato de oración para tomar decisiones fuertes, para conocernos mejor y huir de las ocasiones que nos alejan de Dios. Podremos decirle con la boca y con los hechos: «Aparta, Señor de mí, lo que me aparte de ti».
La penitencia nos llevará a unirnos al dolor de Jesucristo, a esos tres días pasados en el «vientre de la ballena», dando muerte a nuestras malas inclinaciones, a nuestra comodidad, a nuestra cobardía, a la vanidad, al egoísmo, a la pereza… Si somos conscientes de nuestros pecados, y de todos los pecados que han ofendido al Señor a lo largo de los siglos, tomaremos con más generosidad la Cruz de Jesucristo, como san Pablo, que decía: completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, en favor de su cuerpo que es la Iglesia (Co 1,24).
Pero la penitencia no puede quedarse en mera teoría: tiene que manifestarse en obras de expiación, de desagravio. El portavoz de san Juan Pablo II cuenta que el papa polaco «no era un ascético moralista, y tampoco un exhibicionista de heroísmos accesorios e inútiles. Su manera de hacer no era el arduo itinerario de un estoico. Sus mortificaciones constituían solo la manera estimulante y eficaz de unirse a la pasión de Jesús, de participar con Él en las alegrías y en los dolores que a cualquiera le gusta compartir con la persona que ama seriamente en lo más profundo. Su ejemplo parecía enseñar que era mejor sufrir con Dios que alegrarse solo. Con mucha frecuencia, para san Juan Pablo II se trataba solo de aprovechar alguna ocasión ofrecida por las vivencias cotidianas para ofrecer algún sacrificio pequeño o grande. Rechazar en el avión el lecho preparado para él en los largos viajes intercontinentales y dormir en cambio o intentar hacerlo en el asiento; reducir la cantidad de alimento en una comida, con aparente indiferencia; o bien, a veces, renunciar a beber sin decir nada y sin dar justificación alguna, uniendo pudor y renuncia en una delicada discreción personal, que evita extrañas preguntas impertinentes» (Navarro-Valls, 2010, p.88).

Terminemos acudiendo a la Santísima Virgen para pedirle que nos ayude a ser conscientes de la necesidad que tenemos de una nueva conversión. De esta manera, seremos más generosos para ofrecer al Señor obras de mortificación y penitencia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

El rico epulón y el pobre Lázaro

Después de la parábola del administrador infiel, San Lucas continúa con las enseñanzas de Jesús sobre el sentido y el peligro de las riquezas. Al final del capítulo 16 presenta la parábola del rico epulón y del pobre Lázaro. “Epulón” no es nombre propio, sino adjetivo: “hombre que come y se regala mucho”, lo define el diccionario de la RAE. En efecto, este personaje “vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes”. No es que fuera malo. El Señor no recrimina algún acto concreto suyo, sino todo lo contrario: la omisión. Tenía ciego el corazón para ver las necesidades ajenas. Solo pensaba en sí mismo. En los demás solo veía qué tanto facilitaban o entorpecían sus proyectos.
De hecho, no reparaba en “un pobre llamado Lázaro yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas”. La imagen que nos presenta el Señor es lamentable: se trata de un cuadro de pobrez…

El amor plenamente humano

En el tiempo que lleva al frente de la Iglesia, Benedicto XVI ha marcado su impronta intelectual y piadosa, conciente –como lo era Juan Pablo II- de que el Señor lo ha puesto en ese lugar para cosechar y poner a disposición de la humanidad aquello que le había permitido sembrar durante su vida previa. Si bien todo su Magisterio está lleno de esa savia iluminada por una luz especial del Espíritu Santo, no cabe duda de que algunas intervenciones han tenido especial resonancia para el mundo teológico –que no siempre coincide con el ambiente mediático-. Además de las palabras dirigidas a los Cardenales poco después de su elección, la homilía de inicio de ministerio petrino, la Encíclica Deus caritas est, el discurso a la Curia para la Navidad del 2005 y la conferencia al mundo de la cultura en la Universidad de Ratisbona, me atrevo a señalar el Discurso A los participantes en la Asamblea eclesial de la diócesis de Roma (5 de junio de 2006), sobre “la alegría que proviene de la fe y su rel…