Ir al contenido principal

La presentación del Señor

Celebramos hoy la presentación de Jesús en el Templo, fiesta intrínsecamente unida a la purificación de su Madre. Son como dos caras de la misma moneda: cristológica y mariana, como ocurre también con la Encarnación del Hijo de Dios y la Anunciación a María. Ya hemos visto antes la dimensión mariana, ahora meditaremos, de la mano de la liturgia del día, la visión cristológica.
Después de la doble ceremonia para la purificación de la madre (el sacrificio de expiación y el holocausto), venía la presentación del Niño, también llamada “rescate”, porque se remonta a la obligación de consagrar el primogénito al Señor (Éx 13,1-3): «Conságrame todo primogénito israelita; el primer parto, lo mismo de hombres que de ganados, me pertenece». Cuando se estableció que los únicos encargados del culto divino serían los descendientes de la tribu de Leví, se estableció el “rescate” a modo de compensación, pagando cinco siclos de plata (equivalente a veinte días de trabajo) para el tesoro de los sacerdotes.
La casuística tenía algunas particularidades: tenía que hacerse después del mes de nacido. Si el niño moría antes, no había que hacer el tributo. Tampoco era necesario viajar a Jerusalén para pagarlo: se podía cancelar ante el sacerdote del propio distrito. Por último, digamos que si el niño tenía las deformidades que en aquel entonces inhabilitaba para el sacerdocio, también cesaba la obligación de pagar. Como María y José estaban relativamente cerca de Jerusalén, fueron gozosos a cumplir humildemente esa exigencia legal, aunque eran conscientes de que el Verbo no tenía obligación de ser rescatado. Es lo que celebra el Himno de la Liturgia de las horas: «El que desde la sede del Padre rige la corte espléndida de los Ángeles, el mismo que estableció el cielo, la tierra y el mar, no desdeñó someterse por entero, a los preceptos ceremoniales de la Ley sagrada, ni a los mandamientos dictados a Moisés».
La Carta a los Hebreos elogia esa actitud de Jesucristo, que vivió desde la más temprana infancia (2, 14-18): Los hijos de una familia son todos de la misma carne y sangre, y de nuestra carne y sangre participó también Jesús; así, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos (…). Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos, para ser sumo sacerdote compasivo y fiel en lo que a Dios se refiere, y expiar así los pecados del pueblo.
María y José pensarían en la profecía misteriosa de Malaquías (Ml 3,1-4), que comienza hablando de un mensajero, que Jesús mismo identificaría con Juan Bautista: Mirad, yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino ante mí. Pero lo extraordinario del oráculo es que anunciaba que sería el mismo Dios quien entraría en su Templo y que su llegada sería terrible: Entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis. Miradlo entrar –dice el Señor de los ejércitos–. ¿Quién podrá resistir el día de su venida , ¿Quién quedará en pie cuando aparezca? Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero: se sentará como un fundidor que refina la plata, como a plata y a oro refinará a los hijos de Leví, y presentarán al Señor la ofrenda como es debido. A solas, María y José comentarían el privilegio que tenían de ser los testigos del cumplimiento de esa promesa. Y quizás entonarían el antiguo salmo 24, que habla precisamente del ingreso de Dios al Templo: ¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria. ¿Quién es ese Rey de la gloria? -El Señor, héroe valeroso; el Señor, héroe de la guerra.
La liturgia que rememora la presentación del Señor es muy catequética. Así, la monición al comienzo de la procesión explica lo que celebramos: en primer lugar, que Jesús cumple la ley. Pero también marca la palabra clave de esta jornada: «Hoy es el día en que Jesús fue presentado en el templo para cumplir la ley, pero sobre todo para encontrarse con el pueblo creyente». Encuentro del Señor con el pueblo, Hypapante. Así se llama en griego la fiesta de hoy. Jesús viene a liberarnos. Sale a nuestro encuentro en cada día, en cada persona que encontramos, en las distintas circunstancias que tenemos que enfrentar. No estamos solos. Siempre Él está con nosotros, a nuestro lado.
En medio de la narración, cuyos protagonistas son los miembros de la Sagrada Familia, aparecen dos personajes, dos profetas, que anuncian ya presente al Mesías esperado. Así lo describe la misma monición al comienzo de la Misa: «Impulsados por el Espíritu Santo, llegaron al templo los santos ancianos Simeón y Ana que, iluminados por el mismo Espíritu, conocieron al Señor y lo proclamaron con alegría». La liturgia remarca que hoy es un día pneumatológico, que un protagonista esencial de esta fiesta es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo, que había colmado de gracia a María y la había convertido en Madre de Jesús, también impulsa a esos ancianos profetas para que salgan al encuentro del Mesías. Les recompensa su santidad, su docilidad, su esperanza, mostrándoles al Salvador en persona.
Es bonito ver la relación de esas personas con el Espíritu Santo, la naturalidad con la que el evangelista narra su vida de oración, las promesas, la fidelidad, la perseverancia, y también su alegría al palpar el cumplimiento de las profecías: Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: -«Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel».
Simeón aparece con todo el reconocimiento de su santidad, hombre pobre como Jesús, templo del Espíritu Santo, que vivió la virtud de la esperanza en grado sumo y que pudo gozar ya de la visión del Ungido de Dios. El canto que entona, el “Nunc dimittis”, lo rezan muchos cristianos cada noche antes de acostarse, para cerrar el día como Himno de las Completas. En él se reconoce que Jesús es el Salvador, la Luz, la gloria de Israel. Por eso es que esta fiesta ha tomado esa dimensión prevalentemente cristológica, para profundizar en esos títulos que el Evangelio nos revela sobre la naturaleza de nuestro Señor
El prefacio de la Misa los resume con profunda teología: “Hoy, tu Hijo es (1) presentado en el templo y (2) es proclamado por el Espíritu como Gloria de Israel y luz de las naciones. Por eso, nosotros, llenos de alegría salimos al encuentro del Salvador, mientras te alabamos con los ángeles y los santos cantando sin cesar”. Jesús es la luz del mundo que viene a iluminar nuestras tinieblas. Nos ilumina, nos aclara el camino, nos enseña el sendero. Se nos muestra como el modelo. Y además nos trae al Espíritu Santo, que nos facilita la lucha, el esfuerzo por salir a su encuentro. Por eso en la oración colecta pedimos «que podamos presentarnos ante ti plenamente renovados en el espíritu». Y en la monición inicial concluía diciendo que «de la misma manera nosotros, congregados en una sola familia por el Espíritu Santo, vayamos a la casa de Dios, al encuentro de Cristo. Lo encontraremos y lo conoceremos en la fracción del pan, hasta que vuelva revestido de gloria». Todo esto lo celebramos con la procesión de las candelas. Esa luz simboliza al Señor que es nuestro faro y al mismo tiempo nos compromete a nosotros para que seamos instrumentos de ese Sol divino que quiere iluminar a los demás con nuestro ejemplo.
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: -«Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma». No se le oculta a María el precio de la redención: la Cruz de su Hijo, que también Ella portará a su lado.
La última profetisa que aparece en la escena es otra persona que pertenece al grupo de los pobres de Israel. También con ella se cumplen todas las escrituras, por ese motivo agradecía a Dios y daba testimonio a los sencillos, a los creyentes: Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.
El Catecismo (n.529) resume el sentido de la fiesta con estas palabras: «La Presentación de Jesús en el templo (cf. Lc 2,22-39) lo muestra como el Primogénito que pertenece al Señor (cf. Ex 13,2.12-13). Con Simeón y Ana toda la expectación de Israel es la que viene al Encuentro de su Salvador (la tradición bizantina llama así a este acontecimiento). Jesús es reconocido como el Mesías tan esperado, “luz de las naciones” y “gloria de Israel”, pero también “signo de contradicción”. La espada de dolor predicha a María anuncia otra oblación, perfecta y única, la de la Cruz que dará la salvación que Dios ha preparado “ante todos los pueblos”».

La oración para después de la comunión resume nuestras expectativas de esta vida y nos marca el talante de nuestra lucha por ser otros Cristos a lo largo del año que empieza: Señor, tú que colmaste las esperanzas del anciano Simeón de no morir antes de ver al Mesías; completa en nosotros la obra de tu gracia por medio de esta comunión. La Virgen Santísima, nuestra Señora de la Candelaria, nos ayudará para que sepamos buscar siempre a Cristo en esta vida y podamos llegar a contemplarlo en la eternidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

San Josemaría: santidad, sacerdocio, servicio.

El catecismo de la Iglesia, al comentar el credo, explica la comunión de los santos. Glosando el concilio Vaticano II, enseña que hay tres estados en la Iglesia: unos fieles peregrinamos en la tierra, otros se purifican en el purgatorio, mientras los terceros están glorificados, contemplando a Dios (Cf. n. 954).

Más adelante, el catecismo expone la doctrina de la intercesión de los santos: “por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre.  Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad” (n. 956).

Con ese telón de fondo sobre el sentido del culto a los santos en la Iglesia, comenzamos nuestra meditación con ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento para el cielo de san Josemaría. El himno de la Liturgia de las horas lo describe con amor filial: “Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio, / guía, docto pastor y sacerdote, / a quien…