Ir al contenido principal

Cristo Rey

Llegamos hoy al último domingo del año litúrgico y lo celebramos con la Solemnidad de Cristo, festejado como Rey del Universo: “Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos”, decimos en la Antífona de entrada, con el Apocalipsis. 

¿Pero qué significa ese reinado? ¿En qué consiste? ¿Para qué sirve? ¿Tiene sentido hablar de un reinado de Jesús cuando la Iglesia parece hacer agua por todos lados? ¿O se trata de los últimos esfuerzos del moribundo: cuando pierde fuerza humana, intenta reclamar para sí el poder de su Fundador?

Las lecturas de la Misa nos ayudan a encuadrar cómo se debe entender el reinado de Jesús. Benedicto XVI dice que parecen un tríptico: la coronación de David como Rey, Cristo en la Cruz, el himno cristológico de San Pablo a los colosenses. Y comienza la exégesis por el cuadro central: la crucifixión de Jesús. 

No deja de ser llamativo que, para celebrar el reinado de Cristo, la Iglesia ponga a nuestra consideración la escena de un perdedor. El prefacio de la Misa aclara que esto se debe a que el Señor consumó el misterio de la redención humana ofreciéndose a sí mismo como víctima perfecta y pacificadora en el altar de la cruz. Jesús, en lo alto del monte Calvario, es blanco de las burlas de todos los asistentes. San Lucas (23,35-43) presenta tres tipos de escarnios: por parte de las autoridades, de los soldados, de un malhechor compañero de suplicio.

El pueblo estaba mirando, y los jefes se burlaban de él y decían: —Ha salvado a otros, que se salve a sí mismo, si él es el Cristo de Dios, el elegido. Esos títulos se los atribuía el pueblo a Jesús, viendo que en Él se cumplían las promesas hechas a David, que había sido elegido como Rey (primera lectura, 2 Sam 5,1ss) y como tal ungido (“Mesías” en hebreo, que traducido al griego se escribe “Cristo”). Cuando los jefes se burlan, hacen ver que Jesús no es el prometido Hijo de David.

Los soldados se burlaban también de él; se acercaban y ofreciéndole vinagre  decían: —Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo. A los soldados romanos no les interesan títulos judíos, sino la figuración política. Como Jesús había sido condenado por el riesgo de atentar contra el poder del César, la burla va en esa línea: Jesús no es el Rey de los judíos.

San Lucas se detiene en un detalle de la escenografía en el calvario: Encima de él había una inscripción: «Éste es el Rey de los judíos». Y transcribe el parlamento de un compañero de condena, que blasfema: Uno de los malhechores crucificados le injuriaba diciendo: — ¿No eres tú el Cristo? Sálvate a ti mismo y a nosotros.  

Algunos Padres de la Iglesia dicen que aquí aparece el demonio, tentando a Cristo como había hecho tres años antes, en el desierto: que se salve a sí mismo, si él es el Cristo de Dios, el elegido; si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo; sálvate a ti mismo y a nosotros. ¡Cómo resonarían en los momentos finales de Jesús, con las pocas fuerzas que le quedaban, esas palabras tentadoras y humanamente atractivas!


Parece que Lucas jugara con el lector. En los capítulos anteriores de su Evangelio insistía en Cristo como salvador: desde el nacimiento, pasando por el episodio de la mujer adúltera o el de Zaqueo. En este pasaje, parece imposible esa salvación pedida para él y para sus compañeros. O quizá es que estos personajes no han entendido en qué consiste la verdadera salvación...

San Lucas, el evangelista de la misericordia divina, es el único que transcribe el último diálogo de Jesús antes de morir, con el llamado "buen ladrón": Pero el otro le reprendía: — ¿Ni siquiera tú, que estás en el mismo suplicio, temes a Dios? Nosotros estamos aquí justamente, porque recibimos lo merecido por lo que hemos hecho; pero éste no ha hecho ningún mal. Los compañeros de patíbulo con Cristo eran, probablemente, dos zelotes (revolucionarios políticos,  enemigos del poder romano). Aunque algunos exégetas dicen que no se nota un arrepentimiento en las palabras de Dimas, parece que al reconocer que sí merece el castigo, lo está haciendo.

Además, como si fuera poco, se dirige al Señor: —Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino. Con esas palabras lo reconoce como Dios, pues ese “acuérdate” es el verbo utilizado en las oraciones judías de ese tiempo. Le pide a Cristo que, en el futuro, cuando establezca su reinado definitivo, tenga compasión de aquel malhechor.

El reinado de Jesús se descubre en la respuesta del Señor. El aparente perdedor, en el patíbulo más humillante, corresponde con generosidad a esta súplica. Y le respondió: —En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso. Jesús promete no solo la participación en el reino, al final de los tiempos, sino que en ese mismo instante compartiría la suerte suya, estaría con Él.  

San Josemaría contaba que había meditado muchas veces esta escena, al cantar la estrofa del himno eucarístico que dice: “pido lo que pidió el ladrón arrepentido”, y que siempre se conmovía: “Reconoció que él sí merecía aquel castigo atroz... Y con una palabra robó el corazón a Cristo y "se abrió" las puertas del Cielo” (Vía Crucis, 12.4). 

En una homilía sobre la fiesta de Cristo Rey, explicaba más extensamente que “quien entiende el reino que Cristo propone, advierte que vale la pena jugarse todo por conseguirlo: es la perla que el mercader adquiere a costa de vender lo que posee, es el tesoro hallado en el campo. El reino de los cielos es una conquista difícil: nadie está seguro de alcanzarlo, pero el clamor humilde del hombre arrepentido logra que se abran sus puertas de par en par. Uno de los ladrones que fueron crucificados con Jesús le suplica: Señor, acuérdate de mí cuando hayas llegado a tu reino. Y Jesús le respondió: en verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Es Cristo que pasa, 180).

Benedicto XVI cita a dos Padres de la Iglesia que comentan este pasaje: “San Cirilo de Alejandría escribe: "Lo ves crucificado y lo llamas rey. Crees que el que soporta la burla y el sufrimiento llegará a la gloria divina" (Comentario a san Lucas, homilía 153). Según el evangelista san Juan, la gloria divina ya está presente, aunque escondida por la desfiguración de la cruz. Pero también en el lenguaje de san Lucas el futuro se anticipa al presente cuando Jesús promete al buen ladrón: Hoy estarás conmigo en el paraíso (Lc 23, 43). 

Por su parte, San Ambrosio observa: "Este rogaba que el Señor se acordara de él cuando llegara a su reino, pero el Señor le respondió: "En verdad, en verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso". La vida es estar con Cristo, porque donde está Cristo allí está el Reino" (Exposición sobre el evangelio según san Lucas 10, 121)”.

Concluye el Papa su comentario: “Así, la acusación: Este es el rey de los judíos, escrita en un letrero clavado sobre la cabeza de Jesús, se convierte en la proclamación de la verdad. San Ambrosio afirma también: "Justamente la inscripción está sobre la cruz, porque el Señor Jesús, aunque estuviera en la cruz, resplandecía desde lo alto de la cruz con una majestad real" (ib., 10, 113)”.

Señor: también nosotros somos malhechores y queremos reconocerte como nuestro Rey, pedirte que te acuerdes de nosotros. Perdona nuestros pecados, repetimos, haciendo nuestras las palabras que nos enseñaste a pronunciar en el Padrenuestro, donde también pedimos: Venga a nosotros tu Reino.

Jesucristo Rey, que triunfa sobre el pecado. En eso consiste el verdadero reinado. No en banderías humanas, pasajeras y necesariamente contaminadas de error, como las que mencionábamos al comienzo de esta meditación. Por eso pediremos en la Misa: “Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo; haz que toda criatura, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te alabe eternamente”. 

En eso consiste la participación en el reinado de Cristo: en luchar para liberarnos de la esclavitud del pecado. Y así lo explica Orígenes, en una lectura del Oficio de la fiesta: “si queremos que Dios reine en nosotros, procuremos que de ningún modo el pecado siga dominando nuestro cuerpo mortal, antes bien, mortifiquemos todo lo terreno que hay en nosotros y fructifiquemos por el Espíritu; de este modo, Dios se paseará por nuestro interior como por un paraíso espiritual y reinará en nosotros él solo con su Cristo, el cual se sentará en nosotros a la derecha de aquella virtud espiritual que deseamos alcanzar: se sentará hasta que todos sus enemigos que hay en nosotros sean puestos por estrado de sus pies, y sean reducidos a la nada en nosotros todos los principados, todos los poderes y todas las fuerzas”.

Que esta fiesta nos ayude a reformular nuestro propósito de alejarnos del pecado, de huir de las ocasiones, de cortar con lo que nos aparte de Cristo. Pero sobre todo, que procuremos acudir más al sacramento de la Confesión, donde permitimos al Señor reinar a sus anchas en nuestra vida. Que acudamos a su misericordia, que es la clave para que nuestra lucha sea positiva y alegre. 

Como escribe Javier Echevarría: “Todos necesitamos de la misericordia de Dios, no solo por la distancia que media entre su perfección infinita y nuestra condición de criaturas, sino también porque fácilmente le ofendemos –el justo cae siete veces al día (Pr 24, 16)–, y lo que es más serio: a veces se yergue nuestra soberbia, nuestro yo, como si fuésemos autosuficientes. Meditemos la conversación entre Dimas, el buen ladrón, y el Crucificado. Memento mei! (Lc 23, 42), ¡apiádate de mí!, clama el pecador arrepentido. Y con ese grito se gana el Cielo. Con una contrición sincera estaremos en mejores condiciones de adentrarnos en el misterio de la Cruz, en el camino de nuestra salvación”. Por eso la Misa concluye pidiendo a Dios que quienes nos gloriamos en obedecer aquí los mandatos de Cristo, Rey del universo, podamos con él vivir eternamente en el cielo. 

Seguramente la fuente en la cual se inspiró Lucas para narrarnos estas escenas con tanta claridad fue la Virgen Santísima. Ella, Madre de Misericordia, nos ayudará a acudir al Señor, aunque estemos crucificados por nuestras miserias, como le ayudó a San Pedro después de las negaciones. Y así como el apóstol llevó adelante su misión con nuevo brío, nosotros también anunciaremos por todas partes que Cristo es Rey y que su reinado es eterno y universal, como dice el Prefacio de la Misa. Que su reino de misericordia es el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, del amor y de la paz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

San Josemaría: santidad, sacerdocio, servicio.

El catecismo de la Iglesia, al comentar el credo, explica la comunión de los santos. Glosando el concilio Vaticano II, enseña que hay tres estados en la Iglesia: unos fieles peregrinamos en la tierra, otros se purifican en el purgatorio, mientras los terceros están glorificados, contemplando a Dios (Cf. n. 954).

Más adelante, el catecismo expone la doctrina de la intercesión de los santos: “por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre.  Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad” (n. 956).

Con ese telón de fondo sobre el sentido del culto a los santos en la Iglesia, comenzamos nuestra meditación con ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento para el cielo de san Josemaría. El himno de la Liturgia de las horas lo describe con amor filial: “Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio, / guía, docto pastor y sacerdote, / a quien…