Ir al contenido principal

Limpieza de corazón



San Marcos explica, en el capítulo séptimo de su Evangelio, que los fariseos y todos los judíos nunca comen si no se lavan las manos muchas veces, observando la tradición de los mayores; y cuando llegan de la plaza no comen, si no se purifican; y hay otras muchas cosas que guardan por tradición: purificaciones de las copas y de las jarras, de las vasijas de cobre y de los lechos. Y le preguntaban los fariseos y los escribas: —¿Por qué tus discípulos no se comportan conforme a la tradición de los mayores, sino que comen el pan con manos impuras?

Se refieren a impureza (koinos) levítica. Más que “todos los judíos”, como dice aquí Marcos para explicar a sus destinatarios gentiles, se trata solo de algunos judíos, en concreto los fariseos, que promovían la extensión a los laicos de las reglas de pureza exigidas a los sacerdotes cuando celebraban el culto judío.

Él les respondió: —Bien profetizó Isaías de vosotros, los hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy lejos de mí.

Jesús no rechaza la pureza, sino la tradición farisaica sobre la Ley: hace notar cómo han terminado sustituyendo la Ley de Dios por leyes de los hombres (permitían que una persona no ayudara a sus padres –no cumpliera el cuarto mandamiento- si ofrecía ese dinero para el culto).

Y aprovecha para aclarar en qué consiste la pureza de corazón: las cosas que salen del hombre, ésas son las que hacen impuro al hombre (v. 15): Porque del interior del corazón de los hombres proceden los malos pensamientos, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, los deseos avariciosos, las maldades, el fraude, la deshonestidad, la envidia, la blasfemia, la soberbia y la insensatez. Todas estas cosas malas proceden del interior y hacen impuro al hombre (v. 23).

Lo que sale del corazón es lo que hace impuro al hombre: los hechos perversos y los vicios. Gnilka explica que el acento recae en cuál es la verdadera impureza: la moral. Jesucristo rechaza la piedad formal, legalista. No quiere abolir la pureza cultual, sino la deformación de la esencia de la fe. 
Por eso, estuvo dispuesto a contraer la impureza cultual cuando compartía la mesa con publicanos y pecadores. Y lo mismo sucede con el sábado: Jesús cura y hace otras transgresiones, pues “el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado”.

Su pensamiento acerca de la rígida piedad farisaica queda expuesto con la parábola del fariseo y el publicano: lo importante no es cumplir rigideces jurídicas, sino tener un corazón limpio, puro, contrito, humilde y reconocedor de la grandeza de Dios. Esta doctrina quedará resumida en el sermón del monte: bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Limpieza de corazón. No se trata de una serie de negaciones, sino de una labor positiva, de una afirmación gozosa, como le gustaba decir a San Josemaría. En Camino dedica un capítulo, en la cuarta parte, para meditar sobre la santa pureza. Y uno de los primeros puntos (el 123) se refiere precisamente a que la decisión de vivir la castidad –fruto de la acción del Espíritu Santo- no es una carga, sino una corona triunfal. Con ella nos llega la alegría y la paz. Por eso también aclaraba que, para una persona normal, esta lucha debe ocupar el cuarto o quinto lugar (Amigos de Dios, 179). En esa misma línea, cuando hablaba de la pureza sacerdotal, decía que es una corona de la iglesia (n. 71).

Limpieza de corazón. Muchas personas la viven por naturaleza: porque están ocupadas, porque trabajan bastante, porque están bien enamoradas, porque son “normales”. El cristiano la vive por esas mismas razones, pero sobre todo como fruto del Espíritu Santo, y porque su fe le enseña el valor del cuerpo, de la materia, de su sexualidad. El creyente se sabe creado por Dios, sabe que no “tenemos” un cuerpo, sino que “somos” cuerpo y alma.

Flannery O’Connor, famosa escritora católica estadounidense, decía (en “El hábito de ser”) que esta doctrina es es la más absolutamente espiritual de todas las posiciones de la Iglesia. Y que la raíz de estas enseñanzas “radica, tal vez, en la resurrección del cuerpo. Es nuevamente una doctrina espiritual y va más allá de nuestro entendimiento”. También explicaba que no se pueden pensar sobre este tema “en términos de conveniencia, sino a la luz de la naturaleza humana bajo Dios”.

San Josemaría resumía los medios para vencer en la lucha por esta virtud: “Hemos de ser lo más limpios que podamos, con respeto al cuerpo, sin miedo, porque el sexo es algo santo y noble –participación en el poder creador de Dios–, hecho para el matrimonio. Y, así, limpios y sin miedo, con vuestra conducta daréis el testimonio de la posibilidad y de la hermosura de la santa pureza. (…) Cuidad esmeradamente la castidad, y también aquellas otras virtudes que forman su cortejo –la modestia y el pudor–, que resultan como su salvaguarda. No paséis con ligereza por encima de esas normas que son tan eficaces para conservarse dignos de la mirada de Dios: la custodia atenta de los sentidos y del corazón; la valentía –la valentía de ser cobarde– para huir de las ocasiones; la frecuencia de los sacramentos, de modo particular la Confesión sacramental; la sinceridad plena en la dirección espiritual personal; el dolor, la contrición, la reparación después de las faltas. Y todo ungido con una tierna devoción a Nuestra Señora, para que Ella nos obtenga de Dios el don de una vida santa y limpia”. (Amigos de Dios, 180).

Precisamente así terminamos: acudiendo a Santa María, Madre del Amor Hermoso, para que nos alcance del Señor la limpieza de corazón, el don de una vida santa y limpia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

San Josemaría: santidad, sacerdocio, servicio.

El catecismo de la Iglesia, al comentar el credo, explica la comunión de los santos. Glosando el concilio Vaticano II, enseña que hay tres estados en la Iglesia: unos fieles peregrinamos en la tierra, otros se purifican en el purgatorio, mientras los terceros están glorificados, contemplando a Dios (Cf. n. 954).

Más adelante, el catecismo expone la doctrina de la intercesión de los santos: “por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre.  Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad” (n. 956).

Con ese telón de fondo sobre el sentido del culto a los santos en la Iglesia, comenzamos nuestra meditación con ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento para el cielo de san Josemaría. El himno de la Liturgia de las horas lo describe con amor filial: “Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio, / guía, docto pastor y sacerdote, / a quien…