Ir al contenido principal

Jesucristo y la samaritana


Los evangelios que se leen en la liturgia de los domingos de Cuaresma están cuidadosamente seleccionados por su valor catequístico para este tiempo. Este año hemos meditado ya las tentaciones del desierto, la transfiguración, y en el III domingo leeremos el encuentro de Jesús con la samaritana.

Según explica Okure, después de predicar a los judíos, Jesús se dirige ahora a los samaritanos, para atender después a los griegos. De ese modo, proclama su evangelio a todas las naciones. Jesús se sienta junto a un pozo, “fatigado del viaje”. Este verbo se usa en el NT aplicado a la labor misionera. El diálogo con la samaritana tiene dos partes: el don de Dios (agua viva) y el conocimiento de quién es Jesús. En el v. 10 está el núcleo: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: «Dame de beber», tú le habrías pedido a él y él te habría dado agua viva”.

La samaritana es un personaje importante, pues había una larga historia de desavenencias entre judíos y samaritanos: se decía que estos últimos eran poseídos por el diablo. No se tenían en cuenta como nación. Las samaritanas eran consideradas ritualmente impuras por naturaleza. Además, la mujer samaritana de este diálogo en concreto tenía una vida moral bastante “aproximativa”, pues ya eran cinco los maridos que ajustaba.

Por el contrario, el evangelista presenta a Jesús como el regalo de Dios para la humanidad, que otorga el “agua viva”, el Espíritu Santo: Si conocieras el don de Dios tú le habrías pedido a él (cf. las lecturas del III domingo de Cuaresma: Ex 17, 3-7: “Danos agua para beber”, Rom 5, 1-2.5-8: “Dios ha infundido su amor en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo” y Jn 4, 5-42: “Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna”). El que recibe ese don del agua viva recibe a Cristo, al Padre y al Espíritu Santo.

El Catecismo de la Iglesia hace una interpretación bellísima de este pasaje evangélico y lo aplica a la oración como don de Dios: «"Si conocieras el don de Dios". La maravilla de la oración se revela precisamente allí, junto al pozo donde vamos a buscar nuestra agua: allí Cristo va al encuentro de todo ser humano, es el primero en buscarnos y el que nos pide de beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos desea. La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de sed del hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed de El (cf. San Agustín) » (CEC, n. 2560).

La samaritana descubre que habla con un profeta. Por tanto, puede responder la gran duda judía, sobre el verdadero culto a Dios. Jesús redirige la pregunta: no importa el sitio sino el significado correcto. Dios posibilita en los creyentes una adoración auténtica. Adorar en espíritu y verdad significa orientar la vida hacia Dios. Jesús es el modelo de tal adorador.

En este sentido, podemos meditar el excursus de Benedicto XVI en la homilía que pronunció en su primera Jornada mundial de la juventud, el 21 de agosto del 2005: “Yo encuentro una alusión muy bella a este nuevo paso que la última Cena nos indica con la diferente acepción de la palabra "adoración" en griego y en latín. La palabra griega es proskynesis. Significa el gesto de sumisión, el reconocimiento de Dios como nuestra verdadera medida, cuya norma aceptamos seguir. Significa que la libertad no quiere decir gozar de la vida, considerarse absolutamente autónomo, sino orientarse según la medida de la verdad y del bien, para llegar a ser, de esta manera, nosotros mismos, verdaderos y buenos.La palabra latina para adoración es ad-oratio, contacto boca a boca, beso, abrazo y, por tanto, en resumen, amor. La sumisión se hace unión, porque aquel al cual nos sometemos es Amor. Así la sumisión adquiere sentido, porque no nos impone cosas extrañas, sino que nos libera desde lo más íntimo de nuestro ser”. Este gesto es necesario, aun cuando nuestra ansia de libertad se resiste, en un primer momento, a esta perspectiva. Hacerla completamente nuestra sólo será posible en el segundo paso que nos presenta la última Cena.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

San Mateo, de Recaudador de impuestos a Apóstol

(21 de septiembre). Leví o Mateo era, como Zaqueo, un próspero publicano. Es decir, era un recaudador de impuestos de los judíos para el imperio romano. Por eso era mal visto por sus compatriotas, era considerado un traidor, un pecador. Probablemente había oído hablar de Jesús o lo había tratado previamente. Él mismo cuenta (Mt 9, 9-13) que, cierto día, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
Mateo sigue inme…

El rico epulón y el pobre Lázaro

Después de la parábola del administrador infiel, San Lucas continúa con las enseñanzas de Jesús sobre el sentido y el peligro de las riquezas. Al final del capítulo 16 presenta la parábola del rico epulón y del pobre Lázaro. “Epulón” no es nombre propio, sino adjetivo: “hombre que come y se regala mucho”, lo define el diccionario de la RAE. En efecto, este personaje “vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes”. No es que fuera malo. El Señor no recrimina algún acto concreto suyo, sino todo lo contrario: la omisión. Tenía ciego el corazón para ver las necesidades ajenas. Solo pensaba en sí mismo. En los demás solo veía qué tanto facilitaban o entorpecían sus proyectos.
De hecho, no reparaba en “un pobre llamado Lázaro yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas”. La imagen que nos presenta el Señor es lamentable: se trata de un cuadro de pobrez…

Doce Apóstoles, columnas de la Iglesia

Explica I. de la Potterie (María nel mistero dell’Alleanza) que «la idea fundamental de toda la Biblia es que Dios quiere establecer una Alianza con los hombres (…) Según la fórmula clásica, Dios dice a Israel: “Vosotros seréis mi pueblo y Yo seré vuestro Dios”. Esta fórmula expresa la pertenencia recíproca del pueblo a Dios y de Dios a su pueblo». Las lecturas del ciclo A para el XI Domingo formulan esa misma idea: En primer lugar, en el Éxodo (19, 2-6a) se presentan las palabras del Señor a Moisés: «si me obedecéis fielmente y guardáis mi alianza, vosotros seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; seréis para mí un reino de sacerdotes, una nación santa». Y el Salmo 99 responde: «El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo. Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quién nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño». 
El Evangelio de Mateo (9, 36-38; 10, 1-8) complementa ese cuadro del Antiguo Testamento, con la elección d…